¿Has estado alguna vez tan enfadado que eso de ponerte a golpear las cosas te relajaba? ¿O tan ciego que te creías que eras más cuando no lo eras? En los últimos años yo me he sentido así. Viajando entre la furia y la indiferencia sin paradas intermedias.

Hay quienes me odian por eso y a los demás les doy miedo por el mismo motivo. Ya nadie puede herirme, nada me importa, nadie me importa.

Salvo Tatum.

La quiero tanto que la odio. Hubo un tiempo en que éramos amigos, pero me di cuenta de que no podía confiar ni en ella ni en nadie.

Así que le hice daño. La aparté de mí.

Pero sigo necesitándola. Cuando la veo me centro y lanzo todo el odio que siento sobre ella. Me gusta meterme con ella, retarla, acosarla… lo necesito como el comer, como el aire, como si eso fuera la última parte de mí que hace que siga sintiéndome humano.

Hasta que un día se fue. Se fue a Francia durante un año, y cuando volvió ya no era la misma.
No, ahora, si le doy, me la devuelve.
-------
Tú no solo es un retelling de Bully desde el punto de vista de Jared. La historia es nueva, fresca y definitivamente independiente. Este libro ayuda a los lectores a entender a Jared y por qué se comportó de la manera en que lo hizo. No disculpa sus acciones, pero da una mejor explicación de lo que las motivó.


From BookTok sensation and New York Times bestselling author Penelope Douglas comes a riveting companion novel to Bully. This is Jared’s story....

Have you ever been so angry that hitting things felt good? Or numb to all emotions? The past few years have been like that for me. Traveling between fury and indifference with no stops in between. Some people hate me for it, while others are scared of me. But none of them can hurt me, because I don't care about anything or anyone.

Except Tatum.

I love her so much that I hate her. I hate that I can't let her go. We used to be friends, but I found out that I couldn't trust her—or anyone else. So I hurt her. I pushed her away. But I still need her. She centers me. Engaging her, challenging her, pushing her—it’s the one last part of me that feels anything anymore.

But then she went and screwed everything up. She left for a year and came back a different girl. Now, when I push, she pushes back...and I’m not sure either one of us will ever be the same.